Mostrar todo

UNA ENTRADA DE ALTURA

Cuando nos llamó el cliente y quedamos con él, su inquietud fue que no acababa de ver la distribución clara y había espacios que no eran de su agrado. Antes de empezar las obras modificamos los planos hasta conseguir los espacios que se adaptaran a las necesidades del cliente.

A partir de la finalización y estudio del proyecto se trabajó conjuntamente con el cliente para buscar todos los materiales tanto del interior como del exterior de la vivienda. Desde los revestimientos hasta el mobiliario, cortinas, alfombras y elementos necesarios para crear un ambiente acogedor para vivirla.

La vivienda consta de cinco habitaciones, cuatro baños, cocina-office y salón comedor.

En los acabados de la vivienda destaca la utilización de la madera tanto en pavimentos como en puertas y ventanas.

Cada baño está realizado con diferentes modelos de revestimientos y se adaptan a las preferencias en colores y texturas de quien los utiliza.

La cocina fue muy estudiada y trabajada con la clienta hasta conseguir la funcionalidad deseada por ella y, junto a ésta, se sitúa el planchador al cuál también se le dedicó muchas horas de trabajo para la distribución de los diferentes armarios para alojar zapatero, limpieza y plancha.

La entrada es la parte más característica de y espectacular de la casa por su considerable altura (unos 6 metros)

Con unos grandes ventanales por los que entra una gran cantidad de luz natural, en la que están situadas las escaleras de acceso a la primera planta con una barandilla de vidrio que le da aún más amplitud y adornada con unas esbeltas y estilizadas lámparas que forman una escultura colgada del techo.



>> Puedes ver otras imágenes del proyecto haciendo clic en las miniaturas.